Contenido no disponible

Disculpa, pero este contenido no está disponible en tu región.Descubre mucho más del fascinante mundo de Discovery haciendo clic aquí

Cómo tu perro detecta si algo te amenaza

Animal Planet
Cómo tu perro detecta si algo te amenaza
Animal Planet
Cómo tu perro detecta si algo te amenaza
©ThinkStockPhotos
Un poco de instinto protector, un poco de súper olfato y un poco de lenguaje corporal: es la receta que hace que tu perro pueda reconocer cuando estás en peligro. Pero, ¿por qué sus instintos lo hacen querer protegerte a toda costa?

Las noticias suelen estar llenas de perros que rescatan a sus dueños de situaciones de peligro. Recientemente, un labrador negro llamado Vader arrastró a su dueño hasta la orilla el río Merrimack, en Estados Unidos, luego de que éste quedara atrapado en la corriente. Y otro perro, esta vez un cocker spaniel en Italia, defendió a su dueña de un intento de abuso en un parque, haciendo escapar al agresor.

No son las únicas historias, por supuesto, aunque todas ellas sirven para ejemplificar el cariño y la lealtad de los canes hacia los miembros de sus familias. Pero, ¿cuáles son las señales que les indican que estamos en peligro? Y, ¿por qué nos protegen tanto, aún en situaciones que los ponen en riesgo?

La respuesta tiene diferentes aristas. Desde hace décadas, se sospechó que el instinto canino de proteger a quienes perciben como parte de su propia manada nace de sus ancestros lobos. Y, aunque se ha comprobado que los perros –que se separaron evolutivamente de los lobos desde hace siete mil años– no ven a sus familias como manadas, sí las identifican como su grupo social de pertenencia.

Su instinto de autopreservación les indica que, si protege a ese círculo, no le faltará techo y alimento, y un perro bien socializado buscará devolver el favor protegiendo a los miembros de la familia, mostrándose precavido y alerta ante extraños y, algunas veces, hasta reaccionando de forma agresiva. En algunos casos, nuestros compañeros caninos también demuestran una especial afinidad hacia los miembros más pequeños de su entorno, lo que indica que nuestros fieles amigos parecen entender que los niños son ‘cachorros’ humanos que hay que proteger.

Dos perros con collar se asoman sobre una cerca. Foto.

Algunas razas de perros se dedican más a proteger a sus amos que otras.

Crédito: ©ThinkStockPhotos

Hasta aquí, todo forma parte de su instinto: un perro siempre estará inclinado a proteger a quienes cuidan de él. Pero, ¿cuáles son las señales que lo hacen reaccionar en situaciones de peligro que amenazan a sus dueños?

También pueden ser varias. Pongamos el ejemplo de un extraño que se mete en nuestra casa o un ladrón que busca robarnos en la calle. En estos casos, la ‘programación’ básica del can se combina con otras habilidades que nacen de muy desarrollados sentidos, especialmente el olfato. Puede parecer un lugar común decirlo, pero es cierto que los perros pueden ‘oler el miedo’. Por supuesto, no huelen la emoción en sí, pero sí detectan hasta el más ligero sudor cuando nos sentimos estresados y sus 300 millones de receptores olfativos también les permiten oler cuando nuestro cerebro secreta adrenalina al nos ponemos nerviosos.

Sumado a esta capacidad, los canes se comunican en gran parte mediante su lenguaje corporal y por ello también saben leer el de los humanos. Cuando hablas en voz alta porque estás nervioso o tenso, un perro que no te conoce puede percibir esas señales como una amenaza y proceder a defender a su dueño. Cuando te acercas de forma amenazante a él, es probable que reaccione agresivamente.

Todos estos elementos –el instinto, el olfato y el lenguaje corporal– pueden hacer que tu perro conozca cuando un extraño provoca reacciones que te dan miedo o ponen nerviosos. De hecho, los canes son más sensibles a nuestras emociones de lo que pensamos.

Según James Serpell, investigador de la Universidad de Pennsylvania, los perros no solo reconocen y responden a las emociones de sus humanos, también adaptan su comportamiento de acuerdo a los cambios en la personalidad y el estado mental de su dueño. Por ejemplo, un estudio demostró que los dueños de cocker spaniels con problemas de agresión sufrían de estrés, frustración o eran más tímidos. El trabajo, realizado por el departamento de veterinaria de la Universidad de Tufts, en Estados Unidos, concluyó que, por medio de la interacción con sus mascotas, estos dueños estresados o ansiosos transmitían rasgos más agresivos y nerviosos hacia sus perros. ¿Será lo mismo que ocurre cuando tenemos miedo, que hace que nuestra mascota sienta que debe venir a nuestro rescate?

¿Tú qué opinas? ¿Crees que tu perro te defendería o te ayudaría en una situación de peligro? ¿O es de los que prefieren invitar a jugar a cualquier persona?

Comentarios Ver más comentarios
Lecturas relacionadas