Contenido no disponible

Disculpa, pero este contenido no está disponible en tu región.Descubre mucho más del fascinante mundo de Discovery haciendo clic aquí

Peligrosas aventuras en las que Bear Grylls desafió a la muerte

Aventura
Peligrosas aventuras en las que Bear Grylls desafió a la muerte
Aventura
Peligrosas aventuras en las que Bear Grylls desafió a la muerte
©Discovery/Difusión

Está súper entrenando y sabe cómo  prepararse para lo desconocido, pero eso no lo aleja del riesgo. Conoce las situaciones más extremas que vivió el experto en supervivencia .

Imagina que te despiertas, miras las noticias y te enteras de que Bear Grylls ha muerto en una de sus audaces expediciones. ¿Cómo completarías la historia? Definitivamente, debería ser en una situación de dificultad máxima, ya que nuestro aventurero estrella ha atravesado los terrenos más inhóspitos del mundo y enfrentando las situaciones más exigentes de forma airosa. Pero esto no quita que muchas de ellas hayan sido realmente peligrosas. Todo lo contrario, Bear Grylls estuvo cara a cara con la muerte en varias oportunidades.

¿Quieres conocer los momentos más infernales de sus travesías? Anímate a ingresar en ellas y a desafiar a la muerte:

Paracaídas letal

En 1996, Grylls era soldado y se encontraba en el sur de África. Durante uno de sus tiempos libres, junto a sus compañeros de escuadrón, decidió divertirse con saltos en paracaídas. “Era temprano en la noche y todo parecía muy rutinario”, recuerda (http://www.telegraph.co.uk/men/active/10341520/Bear-Grylls-my-five-most-hellish-moments.html) Grylls, “pero en la apertura, el dosel de mi paracaídas se desgarró un poco y me encontré cayendo en espiral muy rápido”. Una caída así puede resultar letal para cualquiera, pero el explorador, luego del impacto, sobrevivió. El resultado fue una espalda rota en tres partes y 18 meses de rehabilitación, luchando para recuperar fuerza, movimiento y confianza.

Fue un tiempo oscuro para mí, salí del hospital con fuego interior: quería vivir con valor y gratitud. Me habían dado una segunda oportunidad, y eso no siempre sucede.

La tormenta perfecta

Otro sueño ambicioso que tuvo Grylls fue cruzar el Atlántico. Pero no con todas las comodidades, sino en una pequeña embarcación neumática semirrígida y vulnerable.

“El hielo y el clima duro eran factores constantes y cambiantes”, detalla Grylls. Una noche “las olas nos golpeaban desde todas las direcciones (…). Muros de agua blanca podían tirarnos en cualquier momento como muñecos de trapo (…). Recuerdo luchar con todo mi ser para mantener el barco en posición vertical -si caíamos, tendríamos un tiempo de supervivencia de horas antes de congelarnos (…)”. Por los golpes recibidos en la embarcación, las comunicaciones y herramientas electrónicas habían dejado de funcionar. Era imposible pedir rescate.

Con la suerte que caracteriza al aventurero, la embarcación logró atravesar la temible tormenta, tocando tierra en Islandia. Ese día, finaliza Grylls, “mi fe emergió más fuerte que nunca”.

Caída en el Everest

El deseo de escalar la montaña más alta del planeta prendió  en Grylls a los ocho años, alentado por su padre. A los 23 se decidió a hacerlo, aún sabiendo que por cada 10 alpinistas que llegan a la cima, uno muere en el intento.

Durante el recorrido de más de tres soportó dormir poco, condiciones climáticas extremas, hambre, deshidratación y el quedarse sin oxígeno dentro de la ‘zona de la muerte' (por encima de los 8000 metros de altura). Pero el mayor riesgo lo corrió en su primera subida de reconocimiento, cuando el hielo sobre una grieta de 5800 metros se rompió debajo suyo, haciéndolo desaparecer de la superficie. Tras perder el conocimiento, Grylls quedó pendiendo de una soga de seguridad. Ésta y el compañero con el que viajaba le salvaron la vida.

¿Conocías estos momentos casi mortales de Bear Grylls? No te pierdas más en los nuevos episodios de Salvajemente Famosos ; En la Isla, con Bear Grylls ; y A prueba de todo por Discovery.

Comentarios Ver más comentarios