Contenido no disponible

Disculpa, pero este contenido no está disponible en tu región.Descubre mucho más del fascinante mundo de Discovery haciendo clic aquí

Cómo las nuevas tecnologías nos ayudarán a explorar Marte

Ciencia
Cómo las nuevas tecnologías nos ayudarán a explorar Marte
Ciencia
Cómo las nuevas tecnologías nos ayudarán a explorar Marte
©NASA/JPL-Caltech/Difusión
El avance en el desarrollo de drones y de la realidad aumentada por medio de hologramas abre nuevas posibilidades para la exploración del planeta rojo. Conócelas aquí.

Una de las premisas básicas de la exploración espacial es que –a falta de naves espaciales de ciencia ficción o convenientes máquinas del tiempo–, a medida que aumentamos las distancias en que deseamos enviar a nuestros tripulantes, tanto más se multiplican los problemas.

Desde la peligrosa radiación cósmica hasta los tiempos de viaje y la necesidad de combustible –sin mencionar las necesidades psicológicas de las astronautas, su sustento y la pérdida de masa muscular y ósea debido a la ingravidez–, la lista de complicaciones es tan extensa y desafiante que estaremos intentando encontrarles soluciones durante varias décadas más.

Aún así, las agencias espaciales de todo el mundo no dejan de mirar a Marte para conocer sus secretos, y, a pesar de tener otros objetivos a corto plazo, la ambición no se queda corta. Estas son dos de las tecnologías que podrían marcar tendencia en materia de exploración planetaria de los próximos años.

Drones

Si algo demostraron los drones estos últimos años es que son versátiles, livianos y baratos, por lo que es fácil imaginar por qué la NASA ya está pensando cómo incorporarlos como complemento de los tradicionales rovers.

El “helicóptero de Marte” podría ser el primero de ellos en llegar al planeta rojo. Desarrollado por el Laboratorio de Propulsión a Chorro de la NASA, este drone les permite a los científicos probar cómo sería contar con un ‘ojo en el cielo’ a la par de los robots terrestres.

El aparato –cuyo cuerpo principal pesa menos de un kilogramo y mide casi lo mismo que una caja de pañuelos– tiene un pequeño panel solar y cuenta con dos rotores que alcanzan 2400 revoluciones por minuto –ocho veces más que un helicóptero común–; esto es, apenas la velocidad suficiente para ganar tracción en la delgada atmósfera marciana.

Para la NASA, el helicóptero serviría para escanear terrenos difíciles u obstáculos que los robots terrestres no pueden atravesar, y para tomar imágenes preliminares de nuevos recorridos.

Hasta hoy, la NASA utiliza su Mars Reconnaissance Orbiter para fotografiar las zonas por donde se mueven los dos célebres rovers, Oppportunity y Curiosity. Sin embargo, estas imágenes –tomadas a más de 240 kilómetros de distancia–, tienen diez veces menos calidad que las que se obtendrían usando un mini-helicóptero.

Hablando con la prensa, los responsables del proyecto notaron que, antes de lanzarlo, el helicóptero deberá ser completamente autónomo. Es decir que debe saber funcionar sin la intervención de operadores en su vuelo y aterrizaje, sencillamente porque sería imposible manejarlo de forma simultánea desde nuestro planeta debido a las distancias, y el retraso en las comunicaciones que conlleva.

Actualmente, los científicos trabajan en preparar al drone para soportar la radiación del planeta rojo. Pero se sienten optimistas: si todo sale de acuerdo al plan, el primer helicóptero llegaría a la Marte en 2020.

HoloLens proyecta un holograma de la superficie de Marte sobre cualquier habitación. Foto.

Crédito: ©Microsoft/Captura de pantalla

Hologramas

HoloLens (lanzamiento de Microsoft) es la más fuerte apuesta tecnológica en materia de realidad aumentada: una computadora en forma de lentes de ski con la capacidad de proyectar hologramas en el entorno del usuario, creando una experiencia inmersiva.

Una de las múltiples aplicaciones de este dispositivo es proporcionar a los científicos de la NASA una nueva forma de estudiar imágenes desde diferentes ángulos y en tres dimensiones, casi como si fueran geólogos en la Tierra. Para lograrlo, Microsoft trabajó con la NASA en crear un holograma de 360 grados a partir de las fotografías en dos dimensiones del Curiosity, que crea la ilusión de visitar virtualmente la superficie de Marte; y también ayuda a 'trabajar' sobre ella.

El holograma no es una imagen en tiempo real: HoloLens rodea el campo de visión de los científicos simulando el espacio de trabajo ya grabado por el Curiosity. Es algo así como habitar una fotografía: allí, los científicos pueden caminar, establecer marcadores de interés sobre su superficie y seleccionar, por medio de comandos gestuales, las rocas marcianas que el rover debería examinar en su próxima exploración.

La imagen también trae información complementaria, marcando distancias, lecturas y otros datos.

Además, no es una experiencia individual: varios científicos pueden entrar simultáneamente en un holograma e interactuar, con “avatares” –que aparecen en la forma de espectros semitransparentes de diferentes colores– y nombres de usuario propios. HoloLens también sabe dónde está la computadora del científico, “recortándola” de la escena virtual y dejándola visible, y dejándolo deslizar el ratón sobre la superficie del holograma, de forma similar a cómo trabajamos hoy en computadoras con monitores dobles.

HoloLens es la respuesta de Microsoft al casco de realidad virtual Oculus Rift y al recientemente proyecto liquidado de Google Glass. Está pensado como un producto de consumo masivo que puede servir para tanto para jugar el popular video-juego Minecraft, como para mantener conversaciones vía Skype y realizar, por ejemplo, diseños en 3D.

Para la NASA, sin embargo, bien podría transformarse en la segunda mejor alternativa a caminar en persona por planetas extraños.

¿Cuál de estos desarrollos crees que podremos aprovechar más en el futuro? Cuéntanos en los comentarios.

Comentarios Ver más comentarios