Contenido no disponible

Disculpa, pero este contenido no está disponible en tu región.Descubre mucho más del fascinante mundo de Discovery haciendo clic aquí

¿Por qué hemos dejado de ir a la luna?

Ciencia
¿Por qué hemos dejado de ir a la luna?
Ciencia
¿Por qué hemos dejado de ir a la luna?


Han pasado 40 años desde la última misión Apolo. Así que… ¿por qué no hemos regresado a la luna?

Revisa los números y descubrirás que ya hace más de 40 años desde que el hombre caminó en la luna. ¿Por qué no hemos regresado?

No te molestes en explicárselo a los teóricos de la conspiración, pero el último alunizaje tuvo lugar el 14 de diciembre de 1972, hace casi 45 años. Desde entonces, ni los Estados Unidos ni ninguna otra nación han estado cerca de organizar otra expedición lunar. En esencia, las razones se reducen a la falta de dinero y de voluntad política.

El primer aterrizaje en la luna en 1969 tuvo una enorme importancia política para los Estados Unidos. Representaba el último movimiento en la carrera espacial de la Guerra Fría contra la entonces Unión Soviética. Como tal, el programa Apolo disfrutaba de un amplio apoyo público y un presupuesto prácticamente ilimitado. De hecho, la NASA engullía casi el 4.5 por ciento del presupuesto nacional de 1966, más de 40.000 mil millones de dólares de hoy en día.

Pero mientras que la llegada a la luna cambió el mundo para siempre, el apoyo al programa excesivamente caro desapareció una vez cruzada la línea de meta. Pusimos a 12 hombres en la luna, pero finalmente desechamos el programa para desviar recursos hacia el Skylab, la primera estación espacial orbital de la NASA.

Cohete despegando

Crédito: Thinkstock

El cohete Saturno V, el único cohete lo suficientemente poderoso como para llegar a la luna, fue retirado en 1973. De hecho, ningún ser humano ha dejado la órbita baja terrestre desde entonces.

El entusiasmo por regresar a la luna se disparó de nuevo a mediados de la década del 2000 con la Ley de Autorización de la NASA de 2005. En esta ocasión, el objetivo consistía en establecer una base lunar permanente para la investigación en curso y se inició el desarrollo de una nueva generación de cohetes.

Por desgracia, la crisis económica mundial envió rápidamente al traste tales ambiciones. El proyecto Constelación fue cancelado, junto con una porción significativa del presupuesto operativo de la NASA. Para el año 2011, la parte del presupuesto federal de la NASA había caído por debajo de la mitad del uno por ciento.

A pesar de todo, los más optimistas todavía esperan un eventual retorno a la luna. Rusia, China, Japón y la Agencia Espacial Europea expresaron su interés por las misiones lunares. La Agencia Espacial Europea incluso ha declarado que planea establecer una base lunar dentro de 25 años. Los seres humanos sin duda volverán a la luna en algún momento, pero podrían no ser norteamericanos.

Comentarios Ver más comentarios