Contenido no disponible

Disculpa, pero este contenido no está disponible en tu región.Descubre mucho más del fascinante mundo de Discovery haciendo clic aquí

Sexo extraño: Tres terapias para recuperar el placer

Ciencia
Sexo extraño: Tres terapias para recuperar el placer
Ciencia
Sexo extraño: Tres terapias para recuperar el placer
Morgan Paul/Creative Commons
Anímate a probar nuevas técnicas para mejorar tu sexualidad y renovar la pareja. El sexo puede ser mucho más de lo que imaginas, averígualo.

Todos conocemos las ventajas de tener sexo: además de sentirse bien y mejorar la relación de pareja, contribuye a un mayor rendimiento del sistema inmune, reduce el riesgo de ataques al corazón, combate el insomnio, alivia el estrés y potencia la autoestima. A pesar de esto, las estadísticas indican que estamos teniendo menos encuentros íntimos que hace unos 20 años atrás. Esto puede deberse al nuevo ritmo de vida de hombres y mujeres, pero también a ciertas condiciones físicas y emocionales que, al no ser atendidas, impactan directamente en la vida sexual.

Muchas de estas historias se ven reflejadas en Sexo extraño, una serie que podrás ver este sábado cinco de julio a partir de las 20:00 en México. En cada episodio los protagonistas rompen el silencio para hablar sobre obstáculos, frustraciones y fetiches: ellos deben enfrentar desde extrañas condiciones médicas hasta severos problemas emocionales que impactan en su sexualidad. Lo interesante es que en muchos casos pueden recuperarse con la ayuda de distintas técnicas y profesionales: terapias de meditación, sustitutos sexuales y ejercicios sensoriales son algunos de los recursos que les permiten volver a experimentar el deseo y el placer.

¿Quieres saber de qué se tratan estas alternativas? Te las contamos aquí abajo.

Terapias de focalización sensorial

Muchas veces la falta de deseo sexual está relacionada con la desinformación que hay al respecto: se tiende a creer que el placer se obtiene mediante técnicas que deberían complacer a todos por igual. Las terapias sexuales que apuntan a la focalización sensorial buscan romper con estos estereotipos para que cada individuo y pareja encuentre por su propia cuenta cuáles son sus principales fuentes de placer.

Este método, desarrollado por los especialistas Masters y Johnson, consiste en distintas etapas de exploración corporal: en la primera, se invita a la pareja a descubrir nuevas zonas erógenas a través del tacto en áreas que no incluyen los pechos ni los genitales. Es una instancia en la que el coito no está permitido. En una etapa posterior, los pacientes pueden explorar las áreas anteriormente prohibidas, siempre guiando a su pareja sobre las zonas que le causan más placer. El resultado es el descubrimiento de otras posibilidades sexuales para dejar de asociar al orgasmo con la simple penetración.

Este tipo de técnicas son muy útiles para personas que tienen algún tipo de limitación física, como le ocurre a Tommy en el episodio nueve de la segunda temporada de la serie. Él perdió su pene luego de un accidente y, junto a su pareja Lissa, debe buscar y descubrir nuevas formas de llegar al orgasmo.

Sustitutos sexuales: Contacto visual y corporal

Es una de las terapias más insólitas y controvertidas del momento. Es impartida por psicoterapeutas especializados en sexo que buscan llegar a la raíz del problema participando activamente del tratamiento: esto quiere decir que su trabajo puede ser hablar, escuchar y hasta hacer demostraciones físicas para que el paciente vuelva a recuperar la confianza y el placer.

Esta figura existe desde la década de 1970 y tiene lugar en países como Estados Unidos, donde los profesionales trabajan organizados en la International Professional Surrogates Association (IPSA). Su labor es ayudar a hombres y mujeres que por distintos motivos no disfrutan del sexo, como les ocurre a Nate y Monique en el episodio cuatro de la temporada dos. Luego de tener inconvenientes para llegar al clímax, la pareja decide recurrir a Mare Simone, sustituta sexual que en ocasiones concreta relaciones físicas con sus pacientes para lograr su objetivo terapéutico.

La especialista invita a la pareja a realizar ejercicios bajo su supervisión: estos incluyen técnicas de contacto visual y corporal –como el tacto, la meditación y la respiración- que le permite redescubrir su propio cuerpo y reconocer sus capacidades sexuales. El resultado es una experiencia mucho más gratificante para Nate y Monique, quienes afirman haber solucionado su problema.

Técnicas de meditación y sexo tántrico

Sexo extraño Tres terapias para recuperar el placer (4)

Crédito: Nickolai Kashirin/Creative Commons

En la temporada uno, Bárbara afirma haber llegado al orgasmo a través de sus pensamientos. Ella explica que su profesora de tantra le enseñó esta técnica relacionada con el aire y la energía: recostada en el suelo, puede conectarse con su interior y llegar al clímax sin ningún otro tipo de estimulación.

Los científicos de la Universidad de Rutgers en Estados Unidos decidieron estudiar esta extraña habilidad y para esto sometieron a Bárbara a una resonancia magnética. Los resultados cerebrales arrojaron que su contacto espiritual permite alcanzar el orgasmo de igual manera que la estimulación genital.

El tantra es una rama del yoga vinculada con la sexualidad, que entiende a cada encuentro íntimo como algo que va más allá del contacto carnal. Busca desvincular el  sexo de los genitales, apelando a la relajación y concentración para disfrutar de la experiencia sin preocuparse por el final. La mirada, las caricias, los masajes y la respiración son algunas de las claves para lograr mayor conexión y placer.

¿Qué te parecieron estas propuestas para mejorar la experiencia sexual? Puedes conocer más historias como estas en Sexo extraño.

Comentarios Ver más comentarios