Contenido no disponible

Disculpa, pero este contenido no está disponible en tu región.Descubre mucho más del fascinante mundo de Discovery haciendo clic aquí

Un gen podría decirnos cuán tolerantes somos a la cafeína

Ciencia
Un gen podría decirnos cuán tolerantes somos a la cafeína
Ciencia
Un gen podría decirnos cuán tolerantes somos a la cafeína
Thinkstock



Los genes determinan con qué rapidez la cafeína se descompone en el cuerpo. Si una taza de café te mantiene animado durante todo el día, es posible que tengas que darle las gracias a tus genes, según un nuevo estudio.

Científicos escoceses han identificado un gen que podría desempeñar un papel muy importante en la forma en la que el cuerpo descompone la cafeína, según el estudio, y las variaciones de este gen podrían influir en la cantidad de café que bebemos.

La cafeína se descompone más lentamente en el cuerpo de las personas que presentan una cierta variación en un gen conocido como PDSS2, según un estudio publicado el pasado 25 agosto en la revista Scientific Reports. La descomposición más lenta significa que la cafeína permanece en el cuerpo durante más tiempo, así que una persona no necesita beber tanto café para conseguir los mismos efectos, manifestaron los investigadores.

En este estudio, los investigadores analizaron el ADN de más de 1.000 personas en el norte y sur de Italia y de más de 1.700 personas en Holanda. Todos los participantes del estudio también rellenaron un cuestionario que incluía preguntas sobre la cantidad de café que bebían cada día.

Tazas de café

Crédito: Thinkstock

Entre los italianos del estudio, aquellos que presentaban cierta variación en su gen PDSS2 bebían menos café (aproximadamente una taza al día de media) que aquellos que no presentaban esta variación, encontraron los investigadores.

Pudiera ser que las personas con esta variación genética descomponen la cafeína más lentamente, de manera que los químicos permanecen durante más tiempo en sus cuerpos y como resultado de ello tienden a beber menos, manifestaron los investigadores.

Entre los holandeses del estudio, los que presentaban esta misma variación genética también bebían menos café al día de media, aunque la diferencia no era tan notable como la observada en los italianos, según el estudio.

Tazas de café

Crédito: Thinkstock

Esta discrepancia puede deberse al hecho de que la forma de beber café varía en los dos países, agregaron los investigadores. En Italia las personas generalmente toman tacitas de café exprés o moca, mientras que en Holanda es más habitual que la gente filtre el café. Estas diferencias en la preparación generan diferentes cantidades de cafeína por taza. De hecho, la ingesta de cafeína por taza entre los holandeses es casi tres veces mayor que la de los italianos, según el estudio.

Sin embargo, el gen PDSS2 no es el único que se ha relacionado con el consumo de cafeína. Investigaciones anteriores han demostrado que otros genes que codifican las enzimas que descomponen la cafeína también están relacionados con la cantidad de café que beben las personas, afirma el estudio. Es posible que el PDSS2 bloquee la expresión de estas enzimas. Al bloquear las enzimas, el cuerpo no descompone la cafeína de una manera tan eficiente, escribieron los investigadores.

"Los resultados de nuestro estudio se suman a otras investigaciones que sugieren que nuestro deseo de tomar café puede estar ligado a nuestros genes”, declaró Nicola Pirastu, investigador de genética en rasgos cuantitativos y estadísticos de la Universidad de Edimburgo y autor principal del estudio.

Todavía se necesita investigar más para entender la relación entre la variación genética y el consumo de café, declaró Pirastu.

Uno de los investigadores involucrados en el estudio trabaja para la compañía de café Illy. Sin embargo, esta compañía no proporcionó fondos para el estudio.

Fuente: Live Science

Taza de café sobre granos de café

Crédito: Thinkstock

Comentarios Ver más comentarios