Contenido no disponible

Disculpa, pero este contenido no está disponible en tu región.Descubre mucho más del fascinante mundo de Discovery haciendo clic aquí


Un antiguo burdel habitado por espíritus del pasado, una mujer que sufre inexplicables dolores y una cabaña en el bosque que guarda un temible secreto. Descubre las historias que se esconden en medio del invierno más largo y oscuro.

Alaska es el territorio más al norte de los Estados Unidos, conocido como 'la última frontera'. Una tierra tan bella como inhóspita, en la que los vecinos habitan casas muy distantes entre sí, atravesadas por bosques tupidos.

En medio de las montañas, el frío helado, el silencio y la oscuridad casi permanente de la época invernal en Alaska, las experiencias sobrenaturales parecen estar a la orden del día.

El programa Alaska Escalofriante narra algunos de estos inquietantes episodios a través de los testimonios en primera persona de sus víctimas. Cabañas habitadas por espíritus, fantasmas que deambulan por antiguas edificaciones y sucesos que parecen no tener explicación, son algunas de las amenazas que se esconden tras un paisaje que poco a poco dejar de parecer idílico.

Un antiguo burdel embrujado

Skagway es un pueblo de Alaska que hoy se encuentra prácticamente desolado. Desde 1887 en adelante, sin embargo, supo ser el punto de partida para miles de personas que acudían alentadas por la desenfrenada fiebre del oro.

Fue la época de esplendor del Red Onion Saloon, el primer burdel de la zona, que hoy funciona como bar y museo de visita obligada dentro de los recorridos turísticos. Atendido por mujeres que visten las ropas típicas de las madamas de antaño, el lugar ofrece algo más que la experiencia de visitar un sitio histórico: es famoso por los espíritus fantasmales que lo habitan.

En un episodio de Alaska Escalofriante, los empleados del Red Onion Saloon relatan los misteriosos sucesos que experimentan a diario. Puertas que se cierran, objetos fuera de lugar y pasos que se oyen en los pasillos, parecen indicarles que no están solos.

Terror en una cabaña solitaria

En octubre de 2013, Tammy Blawat inicia una nueva etapa de su vida en una cabaña de troncos en las afueras de Wasilla, una pequeña ciudad de Alaska. Pero algo inexplicable comienza a atormentarla por las noches: no puede dormir y experimenta terribles dolores en sus pies, como si alguien los retorciera y ejerciera presión sobre ellos.

Su médico le sugiere que puede tratarse de 'fiebre de cabaña', una reacción claustrofóbica que suele aquejar a quienes viven en espacios reducidos y aislados (sobre todo durante períodos de oscuros y largos inviernos) y que genera irritabilidad, insomnio y depresión.

Pero esta hipótesis se pone en duda cuando, además del dolor agudo en los pies, la mujer comienza a encontrar extrañas lastimaduras en su cuerpo. Una entidad misteriosa parece estar atacándola: su casa se ha convertido en un territorio hostil.

Un secreto enterrado en el hielo

En el interior profundo y salvaje de Alaska, se encuentra el pueblo de Salcha, uno de los sitios más fríos, con temperaturas que pueden alcanzar los 50 grados centígrados bajo cero.

En 2003, una madre se instala junto a su hija y su pequeño nieto en una pintoresca cabaña rodeada de árboles, en las afueras del pueblo. Seis años después, comienzan a notar una serie de extraños eventos. Una noche, el niño comienza a gritar desesperado en la bañera. Lo que sucede más tarde, confirma que algo siniestro se esconde en la que parecía ser la casa de sus sueños.

Si quieres saber cómo continúan estas historias, no te pierdas el estreno de Alaska Escalofriante, por Discovery.