Contenido no disponible

Disculpa, pero este contenido no está disponible en tu región.Descubre mucho más del fascinante mundo de Discovery haciendo clic aquí

Historias y números de la Narcoguerra en la frontera de EE.UU.

Investigación
Historias y números de la Narcoguerra en la frontera de EE.UU.
Investigación
Historias y números de la Narcoguerra en la frontera de EE.UU.
©ThinkStockPhotos

Desde hace casi una década, México vive inmerso en una guerra contra los cárteles del narcotráfico. Te invitamos a conocer algunos de los números que mueven este negocio mortal y millonario.

En los nueve años desde que comenzó la narcoguerra en la frontera entre México y Estados Unidos, los cárteles recibieron algunos golpes en sus organizaciones mediante arrestos de alto perfil público (como el de Joaquín 'El Chapo' Guzmán, que luego eludió al sistema con su escape de película) y la muerte de algunos de sus capos de más alta jerarquía.

Pero, a pesar de los tibios éxitos de las campañas contra el narcotráfico, las drogas continúan circulando entre los dos países a espaldas de mulas, o cargadas en camiones, barcos y aviones. Anticipándonos al estreno de Narcoguerra, te invitamos a conocer más sobre esta sangrienta lucha sin un final cercano.

3180 metros de frontera

Es lo que separa a Estados Unidos de México. Un tercio de esta distancia se encuentra vallada o con paredones, especialmente prevalentes cerca de las áreas pobladas. Bajo la administración de Clinton en la década de 1990, se duplicaron los agentes fronterizos y el vallado. El sistema volvió a expandirse en 2006, bajo la presidencia de George Bush, que incorporó cámaras y luces.

100 mil personas

Entre ellas soldados, civiles, policías y políticos, han muerto desde 2006 en situaciones vinculadas al narcotráfico o como consecuencia de él. Luego de su asunción en 2012, el presidente mexicano Enrique Peña Nieto prometió combatir a los cárteles y, aunque logró reducir la cifra de homicidios, los secuestros y casos de extorsión continúan aumentando.

Recientemente Estados Unidos expandió su cooperación militar con las fuerzas armadas de México, pero la corrupción local continúa dejando al país latino muy vulnerable a las alzas de violencia y la expansión de las áreas controladas por los cárteles.

37 por ciento

Es el porcentaje que se ha reducido la captura de cannabis secuestrado por oficiales estadounidenses en la frontera desde 2011. Pero el consumo no ha cesado, sino que se ha trasladado a aquellas variedades cultivadas en las dos docenas de estados que han legalizado la marihuana.

Como resultado, la patrulla fronteriza de Estados Unidos pasó de secuestrar más de un millón de kilogramos de la droga en 2011 a 800 mil en 2014. El ejército mexicano reportó un declive aún más pronunciado, confiscando 664 toneladas de cannabis en 2014, un 32 por ciento menos que en 2013.

Un agente de control fronterizo estadounidense apunta detrás de un paredón. Foto.

Aunque el ingreso de marihuana y la cocaína en Estados Unidos han declinado, otros como el de la heroína se encuentra en picos históricos.

Crédito: ©U.S. Customs and Border Protection/CC BY-SA 2.0

2162 kilos de heroína

Es la cantidad que se capturó en 2013 en México, una cifra récord comparada con los 367 kilos en 2007. Estados Unidos tiene un estimado de 680 mil consumidores de heroína, una cifra que triplicó en los últimos tres años.

Con drogas sintéticas cada vez más costosas y difíciles de obtener, el mercado para esta droga ha despuntado en los últimos años. Uno de sus mayores proveedores es el cartel de Sinaloa, que volvió a ser noticia cuando su jefe, 'El Chapo' Guzmán, se fugó de la cárcel de máxima seguridad en la que había estado cautivo durante más de un año y medio.

6682 kilogramos de metanfetaminas

Según cifras de la Administración para el Control de Drogas, el 90 por ciento de la metanfetamina en las calles de Estados Unidos se cocina en México, donde los químicos precursores a la droga son cada vez más fáciles de obtener.

En 2014 se capturaron 6682 kilogramos de la droga en la frontera, que constituyó un aumento del 300 por ciento respecto de 2009. La frontera con la ciudad estadounidense de San Diego fue la más vulnerada: por allí ingresó el 63 por ciento, atada a peatones cruzando la frontera, en tanques de gasolina, mezclado entre ropa o incluso en latas de comida.

88.000 kilos de cocaína

Es la cantidad confiscada por Estados Unidos en 2013, una diferencia de nueve mil kilos respecto a 2012. Con una menor demanda por la droga en Estados Unidos, los cárteles prefieren concentrarse en la distribución de otras drogas, como la heroína y la metanfetamina.

Si quieres conocer más sobre los números y las historias detrás de esta millonaria industria ilegal, no te pierdas el estreno de Narcoguerra, solo por Discovery.

Comentarios Ver más comentarios