Contenido no disponible

Disculpa, pero este contenido no está disponible en tu región.Descubre mucho más del fascinante mundo de Discovery haciendo clic aquí

Vehículos para la nieve, el fetiche de los DieselSellerz

Autos y automovilismo
Vehículos para la nieve, el fetiche de los DieselSellerz
Autos y automovilismo
Vehículos para la nieve, el fetiche de los DieselSellerz
DNI

Ellos aman restaurar monstruos de acero, recordar sus historias y devolverlos a la ruta. Mira lo que este bromista grupo de mecánicos hace con un icónico Tucker Sno-Cat de más de 50 años.

En 2012, Dave ‘Heavy D’ Sparks contrató a dos mecánicos y a su mejor amigo ‘Diesel Dave’ Kiley para abrir Dieselsellerz, un pequeño negocio de carros usados. Para darle visibilidad, Heavy D creó una página de Facebook, llenándola de imágenes de impactantes camiones, trucos y bromas protagonizadas por el equipo. Esto pronto fue un éxito y dio lugar a la creación de DieselSellerz, haciendo del suyo el mercado de camiones más grande del mundo.

Cómo se divierten mientras compran y venden las más increíbles bestias sobre ruedas podrás verlo en el show Diesel Dave. En cada episodio, conocerás las debilidades motorizadas de los Dieselsellerz. En el caso del jefe de la troupe, ésta toma la forma de enormes vehículos pensados para la nieve. Por eso, grata es su sorpresa cuando se topa con un Tucker Sno-Cat, pieza de la mítica compañía que le puso la firma y el nombre por el que hoy se conoce a este segmento de vehículos, cuya industria cuenta aún hoy con pocos competidores.

Descubre a esta bestia de invierno fabricada en la década de 1940 y el proyecto que encaran los Dieselsellerz para llevarla a un nuevo nivel:

Vehículo histórico

La mente detrás de lo que luego sería todo un segmento de vehículos de usos múltiples en ambientes extremos fue E. M. Tucker, quien construyó en Oregon al primero, en 1942.

En un inicio, su diseño llevaba un ineficaz sistema de propulsión por tornillo -que lo hacía lento y difícil de manejar-. Con el correr de las décadas, Tucker mejoró su creación: incluyó dos orugas y esquís robustos en la parte delantera para mejorar la dirección. Finalmente, sustituyó esto último y agregó dos orugas más, logrando mayor movilidad sobre la superficie de la nieve profunda –y no a través de ella, como hacen otros sistemas-. Finalmente, reemplazó el material de las orugas, que dejó de ser de acero para ser de goma.

Hoy, es un vehículo muy fácil de manejar, cuyos controles no difieren demasiado de los de un auto corriente. Estos vehículos, advierte Heavy D, “fueron desarrollados para dominar el mercado del transporte sobre nieve y avanzaron para ser usados por numerosas agencias militares y de gobierno”. “En nuestros días –agrega-, es usado para la puesta a punto de la nieve en centros invernales, su remoción de los caminos, búsqueda y rescate, y control de avalanchas”.

Hazañas del modelo

Cuatro piezas originales del Tucker Sno-Cat formaron parte de la Expedición Trans-Antárctica de la Commonwealth, encabezada en 1955 por el explorador británico Vivian Fuchs, viaje que constituyó el primer paso terrestre hacia aquellas tierras a través del Polo Sur. Dichos vehículos pueden verse actualmente en el Museo de Ciencia de Londres.

El proyecto Dieselsellerz

“Máquinas como ésta necesitan enormes –y antiguos- motores Diésel para su asombroso poder de tracción”, explica Heavy D, mientras idea su plan de acción. El mismo consiste en el reemplazo de la carrocería original por una de Dodge Ram 2005; la inclusión de un motor Cummins; el refuerzo de su estructura; y la instalación de nuevos ejes.

El toque final son las orugas: se le colocarán nuevas para reemplazar las que faltan. De esta manera, la bestia podrá conquistar cualquier terreno de montaña. ¿Qué te parece esta restauración? ¿Conocías al Stucker Son-cat? No te pierdas otros monstruos motorizados en Diesel Dave.

Comentarios Ver más comentarios