Contenido no disponible

Disculpa, pero este contenido no está disponible en tu región.Descubre mucho más del fascinante mundo de Discovery haciendo clic aquí

Caminar o correr: ¿cuál es mejor ejercicio?

Deportes
Caminar o correr: ¿cuál es mejor ejercicio?
Deportes
Caminar o correr: ¿cuál es mejor ejercicio?
Thinkstock/istock
Determinar si correr es mejor ejercicio que caminar, o si por el contrario caminar es mejor que correr, es un tema que ha desvelado a los científicos por varios años. O, por lo menos, lo hacía hasta ahora: caminar es tan bueno y saludable como correr.

Un estudio realizado a lo largo de seis años en el Laboratorio Nacional Lawrence Berkeley en Berkeley, California, reveló que correr ayuda a perder peso más rápido que caminar, pero que ambas actividades son saludables por igual porque no depende de la intensidad del ejercicio sino cuántas calorías se queman durante éste. Es decir, el estudio se basó principalmente en la distancia y no en el tiempo.

Paul T. Williams, uno de los investigadores de Berkeley, estima que “una persona necesitaría caminar alrededor de siete kilómetros a ritmo acelerado para obtener la misma cantidad de ejercicio que al correr cinco kilómetros. Tomaría el doble de tiempo, alrededor de una hora y quince minutos en vez de 38 minutos”. Cuando esto ocurre, la reducción en el riesgo a la presión alta, el colesterol alto y diabetes es casi igual a la disminución del riesgo que tiene correr.

El estudio, descripto en The New York Times, se hizo sobre un universo de 15.237 personas que caminan y 33.215 personas que eligen correr como método para estar en forma. Al momento de comenzar el estudio, cada participante dejó asentado su peso, medida de cintura, qué tipo de dieta llevaba y qué kilometraje hacía cada semana caminando o corriendo.

Pareja corriendo en la playa.

Pareja corriendo en la playa.

Crédito: Thinkstock/photodisc

A medida que pasaba el tiempo, los estudios demostraban que quienes corrían mantenían mejor su cuerpo que aquellos que caminaban. Uno de los motivos de este efecto es la incidencia que tienen ambos ejercicios sobre el apetito de una persona, demostrado en un estudio realizado por la Universidad de Wyoming.

Este estudio se realizó sobre 19 mujeres y consistió en distintas actividades durante dos ocasiones: en la primera, el grupo corrió o caminó durante una hora; en la segunda, el grupo descansó durante una hora. Luego de cada actividad, las voluntarias tenían a su disposición una mesa con comida y se les indicó que comieran todo lo que quisieran.

Al finalizar, se develó que las mujeres que caminaban comieron 50 calorías más de las que quemaron caminando, mientras que las que corrían consumieron 200 calorías menos de las que quemaron con el ejercicio. Esto se debe a que después del ejercicio, los corredores tienen los niveles altos de una hormona llamada péptido YY, conocida por suprimir el apetito. En cambio, quienes caminaron no aumentaron los niveles de esta hormona, por lo que su apetito se mantuvo.

Finalmente, los investigadores de Barkeley descubrieron que las personas que corrían disminuyeron el riesgo a padecer alta presión sanguínea en un 4,2 por ciento; el colesterol alto en un 4,3 por ciento; diabetes en un 12,1 por ciento; y problemas coronarios en un 4,5 por ciento. Las personas que caminaban, en cambio, disminuyeron el riesgo a tener alta presión sanguínea en un 7,2 por ciento; colesterol alto en un siete por ciento; diabetes en un 12,3 por ciento; y problemas coronarios en un 9,3 por ciento.

Es decir, correr y caminar son saludables casi por igual. Correr implica, quizá, mayor esfuerzo que caminar, pero requiere menos tiempo y caminar es más accesible, aunque demande un poco más de tiempo. Todo depende de cuáles son nuestras posibilidades, tiempos y gustos.

¿Tú qué eliges: correr o caminar?

Comentarios Ver más comentarios
Lecturas Relacionadas