Contenido no disponible

Disculpa, pero este contenido no está disponible en tu región.Descubre mucho más del fascinante mundo de Discovery haciendo clic aquí

Cómo ser un ‘tiburón’ de los negocios, según Lori Greiner

Negociando con tiburones
Cómo ser un ‘tiburón’ de los negocios, según Lori Greiner
Negociando con tiburones
Cómo ser un ‘tiburón’ de los negocios, según Lori Greiner
©Shark Tank
Para comenzar cualquier proyecto hay que estar atento de no cometer ni los más pequeños errores y Lori Greiner es especialista en detectarlos antes de que lo arruinen todo. Conoce junto a ella las reglas que nunca debes perder de vista a la hora de los negocios.

Lori Greiner, conductora estrella de Negociando con Tiburones -show en el que un grupo de emprendedores presentan sus proyectos a posibles inversores, tratándolos de convencer de la rentabilidad de sus ideas- es considerada una de las empresarias más astutas en el mundo del comercio de productos masivos, lo que se conoce como retail. Su trabajo se basa en tener grandes ideas sobre productos cotidianos que resuelvan determinados problemas de las personas.

Bajo ese espíritu, hace 17 años inventó un práctico y simple organizador de joyas que le hizo obtener su primer millón de dólares. Hoy lleva inventados cerca de 450 productos, tiene a su nombre 120 patentes y su fortuna alcanza los 500 millones de dólares.

En 2014, Greiner editó su primer libro para emprendedores llamado “Invent It! Sell It! Bank It!: Make Your Million-Dollar Idea into a Reality” ("Inventalo! Véndelo! Bancarízalo! Haz tu idea del millón de dólares en una realidad”). Allí ofrece algunos consejos y reglas que todo empresario innovador debe seguir. Encuentra algunos de ellos a continuación: 

Estar atento a las pequeñas necesidades de los clientes

Los productos creados por Greiner a primera vista parecen simples: un joyero, una esponja o un sillón. Sin embargo, el secreto de su éxito se basa en saber leer cuáles son las necesidades y problemas concretos de los clientes y solucionarlos.

Por ejemplo, la esponja Scrubdaddy, que en Estados Unidos facturó 15 millones de dólares en un año, tiene un diseño especial en forma de cara que hace que llegue a los lugares más difíciles de la vajilla como los fondos de las copas, mientras la parte de la boca permite limpiar fácilmente los cubiertos y cuenta con un especial agarre para cuidar las manos. Por su parte, el sillón blando CordaRoy's tiene la posibilidad de convertirse en cama de forma fácil y así ahorrar mucho espacio en una habitación. Solo en el primer año vendió 3,5 millones de dólares. Los colegas empresarios de Greiner que se fijaban solo en números y finanzas no veían el potencial de estos inventos, pero ella sí. “Si tienes un producto genial y unos buenos emprendedores, puedes convertir ese producto en un gran éxito”, afirma.

 VIDEO • 00h 00m 

Haz todo por ti mismo

Greiner no contrata empleados a menos que sea estrictamente necesario, así puede tener el mayor control de la situación. Cuando, en 1996, creó el organizador de joyas aún no existía internet, por lo que ella misma tomó la guía telefónica y empezó a llamar a los comerciantes uno por uno. Durante muchos años estuvo atenta “literalmente a todo”: a la fabricación, al diseño, a la fotografía y a las ventas.

"Hay que estar dispuesto a hacer todo lo posible por ti mismo hasta que simplemente no quede otra opción que contratar a alguien; y aun así, hay que permanecer íntimamente involucrado en las operaciones del día a día, ya que incluso el mejor empleado nunca será tan cuidadoso como tú", sostiene.

Negarse a los lujos innecesarios

“Evita gastar dinero a menos que sea absolutamente necesario”, dice Greiner y asegura que su primer lujo se lo dio recién cuatro años después de comenzado el negocio. La emprendedora apunta contra los empresarios que alquilan grandes oficinas en edificios elegantes y recomienda trabajar desde casa para tener libertad y estar relajado. “Me encanta la libertad de ser una emprendedora y hacer lo que quiero hacer cuando quiero hacerlo", subraya.

No pedir dinero prestado a familiares

Este es uno de los errores más comunes de los nuevos emprendedores. Greiner afirma que pedir financiamiento a familiares “es una apuesta, como caminar en un casino” y agrega: “Nunca sabes si va a funcionar o si va a poner fin a la relación”. Ella recomienda otras rutas, como préstamos en bancos o fondos de financiación, capitales de riesgos o incluso campañas de crowdfunding en sitios como Kickstarter, Indiegogo o Idea.me.

¿Te resultaron útiles estas reglas? ¿Tienes alguna propia? Cuéntanos en los comentarios y no te pierdas la sexta temporada de Negociando con Tiburones.

Comentarios Ver más comentarios