Contenido no disponible

Disculpa, pero este contenido no está disponible en tu región.Descubre mucho más del fascinante mundo de Discovery haciendo clic aquí

Cómo sobrevivir en la naturaleza

Noticias
Cómo sobrevivir en la naturaleza
Noticias
Cómo sobrevivir en la naturaleza
©Oleh Slobodeniuk/ Creative Commons

A fines del año pasado se conoció la noticia de dos hombres que lograron vivir durante 40 años en una selva vietnamita. No estaba en sus planes, pero un hecho desafortunado los condujo a esa aventura. Hace poco, en Argentina, una médica fue rescatada tras haber estado perdida en un tupido bosque montañoso por siete días. No son historias de película, aunque se podría filmar el relato. Te puede pasar. Te fuiste de vacaciones a la montaña, te cansaste de estar en la cabaña y decidiste acampar un día en el bosque; o viajaste hasta un destino paradisiaco y tras unos días en el hotel cinco estrellas a metros del mar, te cautivó la travesía en jeep hacia esa selva virgen. Lo que comienza como una opción entretenida, como una aventura vivida en primera persona, puede tornarse en un algo más: en un episodio donde será puesto a prueba tu instinto de supervivencia.

Si bien cada entorno tiene sus particularidades, estos diez consejos te ayudarán a enfrentar de mejor manera la naturaleza en su estado más puro… y salvaje:

1. Contarle del viaje a alguien: Parece obvio, pero no suele suceder. En el afán de aventura, uno se olvida de avisarle a otro a dónde ha de ir. Es importante porque esta es la primera persona que acudirá a pedir ayuda si no vuelves con noticias. Por ello, también es vital que sepa tu exacta ubicación y cuánto tiempo planeas de estar allí.

2. Informarse sobre el lugar a explorar: Es importante aprender brevemente sobre la flora y la fauna de la región. Si hay animales peligrosos o plantas venenosas, o, incluso, poblaciones hostiles, no son datos menores.

3.Trazar el recorrido en un mapa y cargar con el mismo: También identificar refugios, poblados y puntos de referencia, como lagos y ríos.

4. Informarse sobre la temperatura media y las condiciones climáticas del lugar: No es cuestión de ir por ir sin más. Hay que buscar el mejor momento para cada escapada y comprender el clima de la zona. Por ejemplo, cuánto desciende la temperatura por la noche o si las lluvias tienden a durar minutos u horas.

5. Llevar ropa variada: Aunque uno parta de día y piense volver a la tarde, un contratiempo podría implicar pasar la noche a la intemperie y la temperatura suele bajar bastante cuando desaparece el sol. Un buen abrigo y otro par de medias nunca deben faltar en la mochila.

©John Orford/Creative Commons

Crédito: ©John Orford/Creative Commons

©John Orford/Creative Commons

©John Orford/Creative Commons

6. Contar con alimentos y agua: Una cantimplora llena de agua –de un litro o de un litro y medio– y barras de cereales es lo aconsejable. Las barras dan energía y tienen como ventaja que no vencen en el corto plazo y que no necesitan estar en la heladera. Y si la zona es fría, chocolate y frutas secas son una buena opción.

Si el agua se acaba, puede obtenerse de los ríos y lagos, de la lluvia, de las hojas que guardan el agua de las tormentas y cavando en el suelo en zonas fangosas. Si se tiene un recipiente, es aconsejable hervirla por veinte minutos antes de consumirla.

7. Tener brújula (y saber usarla): No alcanza con comprender que la flecha marca el norte. Sería ideal poder posicionarse con la brújula en un mapa a través de puntos de referencia y establecer trayectos.

8. Equipo: Además de brújula, portar una navaja multiuso –por ejemplo, la que pertenece al ejército suizo–, un cuchillo afilado, una linterna, una cuerda, una manta térmica (space blanket), un espejo de señales, un silbato, pastillas purificadoras de agua y fósforos o un encendedor dentro de una bolsa aislante –como la de tabaco– para evitar que se moje.

También es importante contar con un kit de primeros auxilios, que incluya vendas, antisépticos y pincitas para remover astillas, como todo aquel medicamento que se necesite personalmente.

9. Evitar caminar de noche: Si está oscuro el lugar es mejor encontrar refugio y aguardar a que comience el nuevo día. La oscuridad no sólo invita a perderse, también a dar con inesperados peligros.

10. Tener celular con batería extra: Hoy en día, los teléfonos móviles dejaron de ser simples intercomunicadores, también poseen programas que podrían ser de gran ayuda. Si lo que deseas es hacer una llamada, busca un lugar elevado, como una colina o la copa de un árbol, para captar mejor la señal. A veces esto no es tan fácil, por eso una aplicación como la BootPrint Survival es recomendable. La app lleva un registro del recorrido hasta perder la señal y puede guiarte hasta ese último punto o el de partida.

Es sabido que lastimarte en casa es una cosa y en el bosque otra. La app American Red Cross First Aid sirve para poder ofrecer primeros auxilios ante cualquier emergencia. De hecho, es un soft que debería estar en cualquier celular.

Por último, no hay que aventurarse a la naturaleza sin una guía pertinente y la SAS Survival Guide cumple la función. Son 400 páginas escritas por un experto en supervivencia de las fuerzas especiales británicas puestas en un formato didáctico para conocer desde cómo montar un refugio hasta qué comer en zonas polares.

En resumidas cuentas, conviene dejar la menor cantidad de variables libradas al azar. Es hermoso irse de vacaciones y de excursión pero, ¿estás preparado para el desafío?

Ante la duda de cómo sobrevivir a la intemperie, Manhunt, Cacería Humana, de estreno en México y Argentina, podrá darte algunas respuestas, así que no te lo pierdas.

Comentarios Ver más comentarios