Contenido no disponible

Disculpa, pero este contenido no está disponible en tu región.Descubre mucho más del fascinante mundo de Discovery haciendo clic aquí

Los perros y los gatos también podrían usar gafas

Actualidad
Los perros y los gatos también podrían usar gafas
Actualidad
Los perros y los gatos también podrían usar gafas
Doggles, LLC


Muchos perros y gatos ya llevan gafas graduadas y una nueva investigación ha descubierto que algunos primates salvajes pierden visión con la edad.

Un chimpancé con gafas bifocales, un perro con gafas deportivas graduadas y un bonobo sometiéndose a una cirugía láser para corregir su visión podría llegar en el futuro, ya que una nueva investigación sugiere que algunos mamíferos sufren hipermetropía y otros problemas relacionados con la visión similares a los de los humanos.

Puede que parezca una tontería equipar a un animal salvaje con gafas graduadas, pero los científicos han determinado que la falta de visión, que normalmente aparece con el envejecimiento, podría dificultar tareas necesarias. Los chimpancés mayor de edad, por ejemplo, han sido vistos acicalándose los unos a los otros desde una distancia incómoda, con el ejemplar acicalador manteniendo su cabeza hacia atrás, tal y como haría una persona que sólo ve bien de lejos.

Heungjin Ryu, del Instituto de Investigación Primate de la Universidad de Kyoto, declaró a Seeker que observó a un bonobo macho viejo llamado "TN" (pronunciado "ten") acicalando a otro bonobo de nombre Jeudi. TN estiraba su brazo para acicalar a Jeudi y sólo se acercaba cuando encontraba algo.

Labrador con antiparras

Crédito: Doggles, LLC

"El envejecimiento de los ojos parece ser muy similar entre los seres humanos y los bonobos”, manifestó Ryu, agregando que el problema podría acarrear retos amenazantes para la vida de los bonobos salvajes debido a que viven a la sombra de la selva tropical.

Para investigar el fenómeno, Ryu y sus colegas midieron la distancia de aseo de 14 bonobos salvajes, de entre 11 y 14 años, usando fotografías digitales. También estudiaron cómo la distancia de aseo variaba en relación con la edad y el sexo de los bonobos y compararon esos datos con la información recogida de las distancias de enfoque de los seres humanos.

El estudio, publicado en la revista Current Biology, descubrió que la distancia de acicalamiento aumenta exponencialmente con la edad. Y esto fue particularmente evidente en el caso de un chimpancé llamado Ki, que había sido grabado hace algún tiempo. Sin duda alguna, la vista de Ki ha empeorado considerablemente desde que fue filmado por primera vez.

Ryu explicó que "muchos científicos y doctores han sugerido que la lente del ojo se vuelve rígida con la edad y responde menos a la contracción”. Además, el músculo que controla la lente del ojo podría debilitarse con el paso del tiempo”.

TN desparasitando a un bonobo que a su vez está acicalando a otro ejemplar.

Aunque los primates tienen un tamaño de cuerpo y un promedio de vida diferente, Ryu mantiene que “la tendencia general relacionada con la edad en lo que a disminución de la función ocular se refiere, es probablemente compartida en las especies de primates” y “podría ser universal en algunos mamíferos”.

Katharine Hope, veterinaria del Zoológico Nacional de los Estados Unidos, declaró a Discovery Noticias que el personal del zoo sospecha que la visión de los primates podría disminuir con la edad.

"Notaron que los primates más viejos fallaban al tratar de alcanzar las cuerdas y a veces parecían no ver sus alimentos preferidos”, agregó.

Sin embargo, ningún chimpancé, bonobo u otro primate del zoológico ha sido sometido a una cirugía láser y estos animales tampoco recibieron gafas graduadas para corregir su visión de cerca o de lejos.

Perro con antiparras

Crédito: Thinkstock

Matt Steele, supervisor del Zoológico de San Diego, manifestó que la mayoría de los animales de su zoo se encuentran en peligro.

"Desafortunadamente, no se sabe demasiado sobre muchas de estas especies y no somos conscientes de ningún trabajo para evaluar la visión a este nivel”, manifestó Steel a Discovery Noticias. "Nuestros científicos conservacionistas tienden a centrar sus esfuerzos en cosas que están amenazando la supervivencia de las especies”.

Para que un animal de un zoológico, como por ejemplo un chimpancé, pueda usar gafas graduadas tendría que estar extensivamente entrenado antes, declaró Hope.

"Los primates como los chimpancés y los bonobos  son animales persistentes, divertidos e inteligentes”, agregó. “Probablemente y casi al instante ellos romperían las gafas y se quedarían observándolas pensando: “¿Qué demonios es esto?”

Por otro lado, las gafas graduadas ya están disponibles para gatos y perros y crecen en popularidad. Warby Barker fabrica estilosas gafas graduadas para perros y Doggles ofrece gafas del mismo nombre para mascotas.

“Los perros y los gatos usan el tamaño extra small”, declaró Roni Di Lullo, fundador de Doggles.

Los veterinarios oftalmólogos son los encargados de determinar la prescripción del animal, que es enviada a Di Lullo y a su equipo. Posteriormente fabrican las gafas con una lente más profunda y un puente más ancho que el habitual para una nariz humana y se ajustan a la forma de la cabeza del animal. Además, las lentes de las gafas no se pueden astillar y ofrecen protección ultravioleta.

"Las Doggles fueron usadas por el perro que ayudó a localizar a Bin Laden", manifestó con orgullo Di Lullo.

Héroes aparte, se necesita más investigación para determinar si estas gafas serán toleradas por los animales salvajes, incluidos felinos malhumorados. Ryu simpatiza con los animales. Él también necesitará gafas a medida que sus ojos envejezcan.

Y admitió: "No estoy acostumbrado a las gafas y sospecho que no podría manejar algo pesado en mi nariz después de los 50 o más adelante”.

Perro con lentes

Crédito: Thinkstock

Comentarios Ver más comentarios