Contenido no disponible

Disculpa, pero este contenido no está disponible en tu región.Descubre mucho más del fascinante mundo de Discovery haciendo clic aquí



Conoce a Luis.
Luis

Simpático, directo y muy amigo de sus amigos. Luis se define a sí mismo como una persona compulsiva y tiene una frase que lo define: “Prefiero comprar que vender”. Tanto es así, que el 80 por ciento de lo que tiene en su depósito no lo vende. Aunque le ofrezcan una gran cantidad de dinero, aunque le rueguen.

Más coleccionista que hombre de negocios, Luis es un niño en frasco de grande. El año pasado encontró en una feria un tren eléctrico igual al que tenía de chico y no dudó ni un minuto en comprarlo, aunque su precio era desmesurado.

Es una persona llena de vitalidad y de anécdotas, un “tipo con suerte”. Ante todo es amante de la libertad.

En el galpón todo está hecho a su medida y se desespera cuando algo es cambiado de lugar, y no lo encuentra. En su desorden, el se siente cómodo y cuando lo sobrepasa lo ordena.

Es testarudo y cuando se propone algo generalmente lo logra. Lo que empezó en la juventud como un hobbie se transformó con el tiempo en su oficio. Luis ha logrado montar un negocio rentable pero para él lo comercial no es lo más importante sino vivir haciendo lo que le gusta y sobre todo, poder trasmitirle a su hijo esa pasión por todo lo que sea antiguo. “Yo vivo de vacaciones todo el tiempo”, dice y recuerda que en sus últimos días de descanso en Bariloche junto a su esposa se aburrió porque no había ningún objeto antiguo para comprar. Cuando quiere algo, insiste hasta que lo consigue y para lograrlo tiene múltiples herramientas de persuasión.

Si bien se especializa en autos antiguos, y los faroles son su debilidad, compra de todo, no lo puede evitar.


Comentarios Ver más comentarios