Contenido no disponible

Disculpa, pero este contenido no está disponible en tu región.Descubre mucho más del fascinante mundo de Discovery haciendo clic aquí


En lo que aparenta ser una entrevista laboral por un ascenso, dos candidatos están a punto de llevarse la mayor sorpresa de sus vidas que sin dudas puede cambiar sus destinos para siempre.

Crecer laboralmente y disfrutar de un substancioso paquete salarial es un sueño que muchos trabajadores comparten. Sin embargo, la realidad indica que lograrlo puede significar gran dedicación, tiempo e incluso una buena dosis de suerte. Pero, ¿qué tal si a uno le ofrecen la oportunidad de subir rápidamente varios peldaños en la escalera jerárquica y convertirse de un momento a otro en la cabeza de su propio negocio? QUIERO SER JEFE transforma empleados con gran potencial en nuevos empresarios.

En cada episodio, los directores ejecutivos de una empresa canadiense escogen a dos de sus empleados para una entrevista laboral de una semana. Ellos creen que están siendo considerados para un gran ascenso, con un sueldo y beneficios tentadores, pero sus jefes guardan un gran secreto que sin dudas puede cambiar sus vidas para siempre: si uno de los candidatos logra sobresalir, le entregarán su propia franquicia y pasará de ser empleado a convertirse en dueño del negocio.

Sin saber de la gran recompensa que ocultan los jefes, los dos aspirantes al tan ansiado ascenso participan de una entrevista laboral de una semana de duración. En este tiempo deben trabajar bajo presión y superar una serie de arduos retos para probar a sus superiores que tienen lo que hace falta para ser jefes. Todas sus acciones serán seguidas de cerca y cualquier error podría constarles no sólo el puesto al que aspiran, sino también el que tienen actualmente. Así, por ejemplo, para dos empleadas de una exigente compañía de limpieza de hogares, romper las normas de calidad de la empresa o un jarrón podría destrozar sus sueños de crecimiento laboral; y para dos trabajadores de una marisquería, la falta de comunicación podría convertir la cocina en un caos y hacer que sus jefes se replanteen si efectivamente han elegido bien a los candidatos para el puesto.

Los participantes se encuentran frente a la oportunidad que siempre desearon. Ellos están dispuestos a darlo todo para lograr la tan esperada promoción: desde crear y comercializar nuevos sabores para una cadena de heladerías, o implementar nuevas rutinas de ejercicio para un gimnasio, hasta diseñar campañas fotográficas para atraer nuevos clientes a un servicio de enfermería a domicilio para pacientes de la tercera edad. En todo momento, ellos deben demostrar creatividad, empeño, deseo de superación y nervios de acero para soportar la presión y sobrepasar las expectativas. Cada episodio de QUIERO SER JEFE está cargado de tensión, lágrimas, ilusiones y grandes recompensas.

Comentarios Ver más comentarios